Opinión

Published on March 14th, 2016

1

Sin rumbo por la igualdad

socialEs indiscutible que cada grupo social se genera a base de empatía e intereses mutuos y también indiscutible que estos intereses mutuos hacen que no sea indispensable una agenda interna para tener fines en común, al mismo tiempo cada grupo no se interesa por los fines de otros grupos, no porque no lo desee sino porque todo lo ve y juzga desde su percepción y perspectiva en base a sus paradigmas, dogmas y experiencias.

Aquí es donde yo me considero muy afortunado ya que por razones que aún no me explico nunca he tenido la necesidad de pertenecer a ningún grupo de ningún tipo, nunca le encontré lo especial a la situación, sin embargo, el no pertenecer a ningún grupo me abrió la puerta a poder curiosear cada grupo, a conversar con cada uno sin ser cegado por sus dogmas, sin aceptar la imposición de nada para ser miembro, simplemente he compartido y observado.

Es por ello que no soy ni de izquierda ni de derecha, no soy ni hembrista ni feminista, ni del Real ni del Barcelona, ni rojo ni crema, etc. Lo único que soy es una persona que piensa de forma independiente, que pone a diario empeño en el ejercicio de ignorar prejuicios y reanalizar las cosas con mente abierta. No creo en dualidades ni dicotomías impuestas, por el contrario, analizo los hechos, circunstancias y hasta donde se puede, evidencias, para así formar mi criterio.

El feminismo y la comunidad LGBT

trans-feminist-rainbow-fist_240x240-thumb-240x240-4418Hace buena cantidad de años conocí el movimiento feminista y de primas a primeras simpaticé con el grupo, sentí la misma simpatía que sentí por los movimientos LGBT y existe una razón para ello, encuentro algunos paralelismos entre los testimonios de ambos grupos con mis vivencias propias, yo me considero alguien que fue víctima de violencia intrafamiliar, víctima de prejuicios en mi adolescencia, víctima de una sociedad profundamente materialista, víctima de una sociedad dogmáticamente “religiosa” e injusta, pero, sobre todo, un sobreviviente de todo lo anterior.

Lo que me agradó de los movimientos feministas y LGBT es que en ese entonces buscaban igualdad para todos, oportunidades para todos, acabar con los prejuicios, denunciar y castigar a quienes oprimían a otros sólo por ser diferentes… ¿Quién no simpatizaría con esto?… obviamente alguien que no ha pasado por esas experiencias.

Por buena parte de mi vida el movimiento feminista contó con mi apoyo incondicional, a compartir y apoyar cualquier evento de empoderamiento a la mujer, a compartir cualquier denuncia de abuso, a pregonar lo que el movimiento promueve… hasta que el día que me percaté que el movimiento pasó de crudo a quemado, fue por personas cercanas a mí que abrí los ojos, personas que tenían mi apoyo incondicional.

El sesgo

El día de hoy si se dejan los dogmas y paradigmas de cualquier corriente en pro o en contra del feminismo y se analiza con mente fría la igualdad de género, se encontrarán con situaciones sorprendentes y resultados verdaderamente vergonzosos.

El primer problema, las leyes…

¿Cómo es posible que la ley de violencia contra la mujer contemple como principal argumento la relación de poder del hombre sobre la mujer? ¿Acaso no hay parejas de hombres donde uno golpea al otro?

¿Acaso no hay parejas de mujeres donde una golpea a otra?

¿Cómo es posible que la ley de violencia contra la mujer NO contemple a los hijos varones de una pareja, pero sí a las hijas mujeres?

Compartí estas inquietudes con una muy buena amiga feminista y luego de horas de platicar me hizo ver la necesidad de la ley de violencia contra la mujer en un país como Guatemala, sobre todo en el interior del país donde es innegable que existe muchísimo sesgo por las autoridades, algo que si bien comprendo, creo que no es la mejor solución, y ahí justo lo que he venido exponiendo tantísimas veces y que el día de hoy expongo por última vez.

¿Es el feminismo la única solución para combatir la violencia de género?

¿Es el feminismo la única solución para la igualdad de género?

¿Tiene el feminismo el monopolio para resolver todo tipo de problema relacionado al género?

¿Qué tan probable es que exista sesgo en la búsqueda de la igualdad por parte de los grupos feministas?

Feminismo de tercera ola

1-QilWFTc2ZlQSfJCs-p8OVwDía con día vemos como los movimientos feministas dejaron de ser aquellos que buscaban iguales derechos, responsabilidades y oportunidades para ambos géneros y se convirtieron en grupos de odio contra todo aquello que no apoye su doctrina, un claro ejemplo de ello es que NO tienen la apertura suficiente a un diálogo maduro, algo que me consta.

Veamos, si una cadena de comida rápida es víctima de la ignorancia y desinformación ¿Qué puede hacer para combatir esta ignorancia y desinformación? Hablemos por ejemplo de McDonald’s, ¿Quién no ha escuchado al menos un par de leyendas urbanas de sus alimentos? Desde que sus papitas son hechas de papaya hasta que la carne no es de vaca…

¿Qué hizo McDonald’s al respecto? ¿Usó sus cuentas en las redes sociales para insultar a los que hablan de estas leyendas urbanas? ¿Publicó en los medios que los que creían en esas leyendas urbanas eran unos idiotas? ¿Tildó de ignorantes, estúpidos y tarados a los que se creyeron esos mitos urbanos?

NO, lo que hizo fue una gigantesca campaña para mostrar sus procesos internos, pagó pauta en todos los medios existentes, radio, TV, aún en internet, invitaron a celebridades de todos los calibres a ver cómo funcionaban sus restaurantes y aún las plantas procesadoras de sus materias primas… en otras palabras, de forma muy profesional, desmintieron todos los mitos.

Aquí en Guatemala, una zapatería creó una campaña publicitaria titulada “antifeminista” que hacía hincapié en que las mujeres buscan igualdad y responsabilidad el 90% del tiempo, pero que un 10% del tiempo buscan ser “consentidas”, sin duda alguna la campaña basada en estereotipos e ignorancia de “el verdadero movimiento feminista”.

¿Qué debían hacer los movimientos feministas al respecto?

¿Qué era lo más inteligente?

¿Responder con ira y rabia insultando?

¿Ser profundamente viscerales?

En lo personal a mí desde una perspectiva mercadológica, así como desde una perspectiva cómica al estilo de los “Comedy Central Roast” me pareció genial y al día de hoy sigo manteniendo que es una excelente campaña, sobre todo porque expone sin ningún reparo la ignorancia acerca de lo que es “el verdadero feminismo”.

¿Quién tiene la culpa de que exista tantísima ignorancia de qué trata el feminismo?

¿Tiene la población en general la tarea obligatoria de leer cientos de libros de estudios de género para así poder juzgar una campaña publicitaria de zapatos?

Obviamente no, al igual que con McDonald’s son los mismos grupos feministas los responsables tanto de la imagen del feminismo como de informar a la población de qué trata, de acabar con las leyendas urbanas informando, creando campañas que informen, si buscan con quién enojarse por la campaña de MD les tocará verse en un espejo.

Ahora bien, ¿Qué fue lo que sucedió luego de la campaña de MD?

antifemdLo que debía suceder, tal como hizo McDonald’s, era una campaña de comunicación constructiva, de forma madura aceptar la crítica popular y utilizar el mismo impulso que creó la campaña de MD para así crear una respuesta madura y fácil de digerir por la audiencia, algo amigable para la audiencia invitándola a formar criterio sin con ello decirles “tontos”.

Sin embargo, ocurrió todo lo contrario, los movimientos feministas y simpatizantes de los mismos actuaron de una forma profundamente visceral y emotiva, los insultos más que empapar los textos de respuesta, los ahogaron, en vez de tener un diálogo constructivo fue un diálogo destructivo que mató toda la potencial productividad del momento… en otras palabras, les dieron un arma cargada y se terminaron disparando en el pie.

Publicaciones que confunden la comunicación en la publicidad necesariamente simple tildándola de “diseñando para tontos”, publicaciones tituladas “A la mierda tu feminismo”, y publicaciones que hablan de “tener la cabeza incrustada en el culo” como las de Oscar G. Pineda y aplaudidas por feministas como Camila Urrutia y Lucía Escobar son el vivo ejemplo de lo que expongo, una falta de diálogo maduro y constructivo, una falta clara y evidente de apertura para escuchar y analizar otras perspectivas aún cuando estas tienen como fin apoyar el movimiento feminista.

¿Apoyar el feminismo sin estar de acuerdo al 100% con las soluciones planteadas por feministas me hace un machista?

Luego de opinar en las redes sociales mi simpatía por la campaña de MD que expone la ignorancia popular por “el verdadero feminismo” y luego de expresar que esa ignorancia en vez de ser afrontada de forma visceral debía ser afrontada con un diálogo constructivo, lo que recibí fue todo tipo de descalificación e insulto, aún por personas cercanas a quienes he apoyado sin ningún interés particular, personas que bien pudieron tomar el teléfono o reunirse conmigo para dialogar de forma amena, sin embargo optaron por actuar de forma hostil, lamentable verdaderamente.

Esta situación me hizo ver un panorama más amplio, existen cientos de personas de ambos géneros y de diversas identidades sexuales que están totalmente en contra del feminismo y en particular el de tercera ola, una de las principales razones es la falta de un diálogo productivo seguido de la pérdida de las metas reales.

  • El verdadero feminismo buscaba igualdad y no la superioridad de un género sobre otro.
  • El verdadero feminismo buscaba oportunidades para todos y no sólo para un grupo, no buscaba cuotas que se llenen sólo por nacer con un órgano genital, sino que existiera espacio para cualquiera independientemente del género.
  • El verdadero feminismo buscaba la libertad de la mujer de decidir por ella misma qué hacer con su vida y NO la obligaba a decidirse por una vida en el ámbito laboral.
  • El verdadero feminismo buscaba la libertad de hombres y mujeres de vestirse como quisieran y no como la sociedad dicta, pero tristemente muchas corrientes modernas del feminismo dictan a las mujeres vestir de ciertas formas.

Existen cientos más de casos como estos, el feminismo pasó de ser un grupo que luchaba en contra de la opresión a ser un grupo opresor, oprime a hombre y mujeres disctándoles cómo vestir y actuar en vez de invitarlos a buscar un terreno en común, un terreno igualitario, oprime a lesbianas, gays, bisexuales y transgénero a quienes NO contempla en absoluto a la hora de crear presión en los sistemas legales ya que no contempla la violencia entre parejas del mismo género, ignora casi por completo a los niños cuando se trata de violencia intrafamiliar, en fin, dejó de ser lo que era en un inicio.

yt1yt2

El peligro de hacer oidos sordos

Yo he querido compartir este mensaje y esta crítica constructiva a los grupos feministas con el fin de que se beneficien de ella, no de que acepten por completo lo que expongo pero que al menos lo analicen, lo escuchen. De no escuchar críticas como esta los movimientos feministas estarán condenados al fracaso, algo que ya es evidente, el feminismo en vez de generar inclusión está generando polarización, en vez de ver al hombre heterosexual como un socio en la lucha por la igualdad lo ve como un enemigo, lo desprecia y castiga aun cuando este desea escuchar y ser escuchado.

El feminismo actual está creando una bomba de tiempo, algo muy similar a lo que sucede en EEUU donde el ser “políticamente correcto” pasó a ser intolerante a una observación y crítica constructiva, “la policía” de lo “políticamente correcto” (PC Police) oprimió tantísimo a ciertos sectores de tal manera que sólo fortalecieron sus prejuicios, algo aprovechado por alguien con poder como Donald Trump quien es justamente el detonante de esa bomba de tiempo.

Lo mismo sucede con el feminismo actual, en vez de crear un terreno igualitario están segregando a un grupo que cada día es más grande, en vez de esperar a que venga un detonante deberían tomar medidas, tener un diálogo más productivo y verdaderamente incluyente y así buscar soluciones reales.

Análisis sin tabú, dogmas y paradigmas para soluciones reales

Personalmente he analizado la violencia de género y a diferencia de los movimientos feministas que dictan que la mujer es la única y exclusiva víctima y el hombre el único y exclusivo victimario yo considero que, en un conflicto de violencia entre una pareja, independientemente del género o identidad sexual, existe una persona más fuerte y dominante que la otra, que la causa de la violencia es la falta de tolerancia a la frustración, que la solución a esta violencia es aprender a lidiar con esta frustración sin recurrir a la violencia, sé que esto puede confirmarlo cualquier persona que estudie psicología.

Amigos y amigas feministas, este es mi última publicación al respecto, yo por suerte no me quedé en el papel de víctima y salí adelante por mí mismo, sobrepasé discriminación, preconceptos y prejucios, superé todo tipo de obstáculos y día a día lo sigo haciendo. Yo aquí intento compartirles esta mi perspectiva para beneficio suyo, no mío. Es mi mayor deseo que vean lo que expongo de una forma constructiva, que aborden el tema y logren resolverlo, que en vez de hacer cuadros con períodos menstruales, en vez de humillar al hombre, en vez de ridiculizar a una mujer por decidir por ella, en vez de ignorar a los hombres víctimas, niños y adultos, en vez de insultar a todo aquel que no esté al 100% con ustedes… busquen algo más productivo, las niñas y niños, hombres y mujeres heterosexuales, la comunidad LGBT, etc. Se verán muchísimo más beneficiados y les apoyarán.

Yo personalmente seguiré apoyando a todo aquel que esté en contra de la discriminación, de la desigualdad y la injusticia, pero NO bajo el título feminista, principalmente porque tienen un pésimo estigma, un estigma que ustedes mismas le han dado y que con sus acciones para conmigo han comprobado tiene toda la justificación del caso.

Mis mejores deseos para con ustedes.

Notas extras:

Visión, misión y objetivos

En todos mis intercambios con feministas fui rápidamente desacreditado argumentándome que si no sabía qué era “feminismo” que no opinara, sin embargo, ninguna de las personas feministas compartió en algún momento algo como “la guía, misión y visión del feminismo”, no existe una guía única o un único feminismo sino muchísimos “feminismos”. Esto causa que su conducta sea indistinguible de la de los fanáticos religiosos, por ejemplo “No, mira, esque esas feministas están mal, tergiversaron el feminismo, nosotras no” muy similar a lo que diría un religioso “No, mira, esque esos creyentes están mal, creen en el dios equivocado, nosotros no”, y casos muy curiosos donde dicen “esque ellas sí son demasiado radicales, nosotras no” ¿Acaso no suena a grupo de fanáticos religiosos?

Cada grupo feminista y aún cada miembro de un grupo feminista en particular cree en conceptos completamente diferentes, no hay consenso ni aún entre ustedes mismas, y no es secreto que un movimiento sin misión, visión y metas claras es como un barco a la deriva, es de carácter urgente que tengan algún tipo de consenso con metas claras para así no distraerse en otras cuestiones.

La vieja política, la manipulación de masas y las cuotas.

Desde Hillary Clinton hasta Sandra Torres están utilizando el feminismo como una plataforma para su carrera política, he observado como ambas utilizan el feminismo como la excusa idónea para contar con el apoyo de las masas y para desacreditar a sus oponentes, apagan el pensamiento crítico y objetivo haciendo un llamado a la emotividad, a un grupo necesitado de aprobación por líderes, ofrecen y exigen inclusión a ese grupo sólo por género y no por mérito propio, por idoneidad, por experiencia y honorabilidad, y lo peor del caso es que NO son las únicas, he visto cómo hasta en el mundo web personas lo menos idóneas se apropian de un espacio NO por su capacidad en el medio sino por el simple hecho de ser de un género, no se dejen sorprender… como bien dice aquella vieja frase: “La religión falsa para sabios, verdadera para pobres y útil para dirigentes”.

grueso

 

cis-gender-men-are-rapist





One Response to Sin rumbo por la igualdad

  1. Yin says:

    No, no entiendo el feminismo, necesito una cátedra profunda para entender por qué hay una delgada línea que separa lo que funciona y donde ya no funciona. Estilo el socialismo.

Back to Top ↑