Opinión

Published on August 29th, 2016

0

The Killing Joke

Trato con todas mis fuerzas de no ver el acontecer nacional porque como he venido diciendo de hace tiempo, no vale mucho la pena opinar en un país donde todos los que se autodenominan paladines de la justicia, de la igualdad, de la tolerancia, del progreso, de la libertad, etc. lo que menos son es eso, al contrario, son tan resentidos y ponzoñosos como los males que presuntamente quieren copar y al final lo que realmente son es personas oportunistas en busca de un protagonismo que les de algún hueso en alguna ONG, medio de comunicación o partido político, son gente sin un estudio y conocimiento práctico que sea rentable para su sustento en un país principalmente agrícola, porque a la fecha no he visto una multinacional abrir una oficina solicitando llenar sus plazas con gente que tenga estudios de ciencias políticas, filosofía, estudios de género y teología pagando sueldos competitivos para mantener a una familia de clase media jajajaja.

Sin embargo, por más que trato de enfocarse en ser productivo en lo mío y donde me va muy bien, por más que en mis tiempos libres trato de entretenerme en cosas que no tengan que ver con el tedioso acontecer nacional, es imposible dejar de ver lo gracioso que resultan los intercambios de ciertos sectores, como el reciente caso de la ministra de Salud, Lucrecia Hernández, una mujer de izquierda íntima amiga de Thelma Patricia Cortez Bendfeldt (conocida en el bajo mundo twittero como @DeNicte) quien mientras se refugiaba en el anonimato me propició insultos bastante bajos a mí y a mi esposa sólo por opinar diferente en relación a dogmas ideológicos, sólo de saber esas juntas ya me da en qué pensar.

En el último curioso intercambio de opiniones tenemos a Lucrecia Hernández, a Gloria Álvarez y a los flamantes medios de comunicación, que en muchos casos se deberían llamar “medios de tergiversación”, personalmente tengo una relación “amor-odio” con los medios porque reconozco que sin ellos no se tendría la exposición necesaria de temas importantes, pero al mismo tiempo su calidad para informar es en la mayoría de casos, nefasta. Todo viene por ese modelo de negocio de reducir costos, maximizar ganancias, contratar editores baratos, no hacer el debido periodismo investigativo, no cruzar referencias, etc. etc. etc. pero más que todo esto, el maximizar el espacio de pauta.

Es por ello que se producen artículos tan malos como el siguiente de Prensa Libre donde pareciera que la calidad de sus noticias es menguada por generar titulares cortos, amarillistas y sensacionalistas que son a las masas algo imposible de dejar de consumir, en guatebolas el drama vende (si no me creen, pregúntenle a Bea del Cid y Julio Serrano con su último intento de llegar a más gente). Y lo triste del caso es que la gente NO lee, no se toman el tiempo, ni los más cultos ni los más ignorantes, sólo leen el titular y automáticamente asumen el resto y emiten opinión, aquí debajo el vínculo a la nota:

http://www.prensalibre.com/guatemala/comunitario/centros-de-salud-atenderian-el-mal-de-ojo

Según “informa” y da a entender Prensa Libre, es que la ministra de salud, Lucrecia Hernández, está proponiendo curar enfermedades “místicas”, sin embargo, en una nota de Soy502 se enmendó esa mala noticia expresando que la finalidad es atender a cualquier paciente con cualquier padecimiento aunque este exprese con sus propias palabras y términos el padecimiento, que es un deber ético y profesional atender a cualquiera que tenga cualquier padecimiento así lo llame como sea, algo que suena bastante lógico y obvio, link a la nota de Soy52:

http://www.soy502.com/articulo/lucrecia-hernandez-tiene-razon-mal-ojo-tratable-149

Sin embargo, nuestra flamante politóloga siempre laureada por su “belleza” y no tanto por sus discursos emitió opinión en base a notas como las de Prensa Libre expresando un repudio absoluto a que se trataran “enfermedades místicas”, link al vídeo:

https://www.facebook.com/GloriaAlvarez/videos/1405400892809397/

Aquí es donde se pone en evidencia parte de lo que he estado queriendo mostrarle a todos ustedes mis lectores, Guatemala NO tiene cultura de debate porque NO escucha, nadie se escucha, cuando finalmente el guatemalteco decidió expresar su opinión se olvidó que también tiene que callarse para escuchar, pensar antes de hablar y sobre todo saber que los medios SIEPRE tergiversan las cosas ya sea con fines de semprar ponzoña (como siempre), por generar tráfico y audiencia (como casi siempre), por reducir la cantidad de contenido para hacerlo fácil de “digerir” (regularmente), o porque no tienen capacidad de comunicadores… como casi siempre.

Yo como espectador veo todo esto como una gran comedia, siempre he sido un espectador quien ha tenido el gran privilegio de tener el internet como una ventana y al mismo tiempo vitrina de mis opiniones, siempre opiniones de espectador, de audiencia, de un ciudadano más.

Vean cómo una izquierda rancia (que dice no ser de izquierda) y una derecha rancia (que dice que no es derecha) se tiran pencazos y descalifican mutuamente sin escucharse, es digno de un reality show, ambos dicen querer cambiar el país…. Qué digo el país… el mundo, ambos puntos dicen querer ayudar a cambiar todo para mejor… pero lo que hacen es sólo ver qué dice o hace el otro para embarrarlo de caca jajajajajaja NO se escuchan… y dios me guarde describir como espectador sus acciones en línea porque entonces me sacan notas en sus medios y hasta vídeos de “parodia” y “sátira” jajajajajaja son un caso realmente.

Decía el genial George Carlin que cuando nacías en este mundo se te daba un ticket para ver el espectáculo de los fenómenos (freak show), pero que si nacías en EEUU obtenías un asiento de primera fila… no cabe duda que George Carlin no conocía Guatemala.

Lo bueno de todo esto es que Guatemala ya cambió, ya no hay corrupción en aduanas, ya La Línea no existe y con lo que ahora se recauda ya no hace falta implementar nuevos impuestos, ya se está resolviendo el problema del congestionamiento sobre todo con el nuevo sistema de transporte que eliminó las camionetas viejas y obsoletas que además de contaminar generan gran congestionamiento por su desorden, transporte que finalmente triunfó por la gran seguridad en todas las calles del país, ya se puede comerciar fácilmente con otros países para importar y exportar libremente, ya se puede fácilmente crear una cuenta para hacer cobros en línea para pertenecer al comercio globalizado, ya Guatemala superó en crecimiento económico al nefasto país comunista de Cuba, ya la penetración de internet llegó a todo el país con un costo bajo y altas tasas de transferencia colocándonos como uno de los países más desarrollados, ya no hay ni camiones ni camionetas llenando de humo las calles y aportando al calentamiento global, ya no hay legisladores pagados por multinacionales creando leyes enredadas donde siempre salen beneficiados los mismos grupos de siempre, ya todos pagan un mismo impuesto universal, ya no hay policías corruptos pidiendo mordida y cuidando prostíbulos, ya no hay narcos ni menudeo de droga en las mismas esquinas de siempre con la legalización y nuestros paladines justicieros ya se pueden meter toda la coca y mota que quieran libremente antes de salir a marchar por que se respete la ley, antes de escribir un artículo en contra del otro bando y antes de postularse para un puesto público…

Guatemala ya cambió…. Jajajajaja.





Comments are closed.

Back to Top ↑