Opinión

Published on March 14th, 2016

2

Todo lo que tiene un principio…

Soy un emprendedor independiente, trabajo en lo que me gusta y si bien el éxito es algo subjetivo y lo determina cada cual a su modo, puedo decir que soy exitoso en todo trabajo que me propongo y en los frutos que obtengo, al mismo tiempo reconozco cuando algo no está funcionando o no merece ser resuelto.

Así como las empresas grandes ven números cada cuarto de año yo mismo veo los resultados tanto de mi trabajo como de mis hobbies, uno de ellos, compartir mi opinión en línea en temas sociales y políticos.

Desde siempre me ha gustado analizar las cosas desde una perspectiva fresca, quitar todos los dogmas y prejuicios y reanalizar muy a detalle cada cosa y así por mérito propio que las cosas muestren lo que son, fue esto lo que me hizo ser no-creyente, lo que me hizo apoyar el ateísmo y anti-religión y luego simplemente dejarlo ser, fue esto lo que me hizo apoyar las ideas feministas de primera y segunda ola y repudiar las de tercera ola, fue esto lo que me hizo exponer la falta de coherencia entre el discurso de Gloria Álvarez vs. la realidad del país, lo mismo que me motivó a su tiempo a hacer un artículo acerca del tema de genocidio en el país y al final de cuentas lo mismo que me hace en este día, tirar la toalla.

Antes que nada, me siento muy contento de tener la oportunidad de ser independiente, poder expresar lo que pienso y razono libre de temores como perder mi trabajo en algún medio o empresa, el poder ser políticamente incorrecto en pro de expresar las cosas como son sin temor de ser despedido o tener que ofrecer una disculpa pública para así no perder las ventas de mis discos o contratos musicales, en fin, estoy muy agradecido a esa independencia que me brindó la posibilidad de expresarme verdaderamente de una forma libre.

Sin embargo, siendo realistas, llego a la conclusión de que opinar en este país es un caso perdido.

Efecto Salchicha

En EEUU existe el término “efecto salchicha” que dice que, si te gusta algo, no averigües cómo lo hacen, algo similar me ocurrió, comprendí cómo funcionan las cosas, en este país los guerreros de la justicia social son realmente parásitos del mismo sistema que supuestamente dicen combatir, viven del mismo drama social, ya sea como columnistas, como representantes de una ONG, como voceros de algún movimiento cívico, como vendedores de una cura de una enfermedad que en caso sea curada dejan de poder vender y pierden su sustento, otros son psicológica y científicamente hablando, trolls, personas con un fuerte resentimiento que no tienen la finalidad de resolver sino sólo de buscar algún tipo de venganza para así satisfacer su necesidad de hacer sentir mal a alguien más, terrible realmente.

Si bien he logrado expresarme y he logrado hacer ver perspectivas diferentes a aquellos que tienen oídos para escuchar y ojos para observar, reconozco que un cambio real no se dará hasta que todos, incluyéndome a mí, dejemos de debatir y empecemos a escuchar, sobre todo a ejecutar. En un par de publicaciones anteriores hice un llamado al diálogo y fue en vano, a quienes iba dirigido en vez de poner sus barbas en remojo siguieron su conducta y sólo agudizaron su pésima actitud. Siendo realistas y conociendo un poco de la ciencia de la comunicación, es un caso perdido, como diría la canción, “no vale la pena”.

Metas y Recursos

Yo jamás nunca tuve la intención de que mis lectores o contrapartes me dieran la razón u opinaran igual a mí, para nada, mi intención era compartir otro punto de vista para enriquecer su criterio, sin embargo no hay peor ciego que el que no quiere ver ni peor sordo que el que no quiere escuchar, es por demás, aquí los dirigentes de movimientos y comunicadores tuvieron la oportunidad de escuchar a un ciudadano común y corriente, su audiencia, expresarles su perspectiva y sencillamente no lo quieren escuchar, sería por mucho inútil y tonto seguir en esa lucha.

A pesar de ser un ciudadano normal y a pesar del éxito que sé que he tenido llegando a la misma audiencia de mis contrapartes, sé y reconozco que la producción y creación del contenido que expongo toma tiempo, paciencia, dinero y recursos, todo esto lo tomo prestado de mi trabajo.

Sólo el “debate” que tuve con Gloria Álvarez requirió que comprara un modem y plan de internet 4G LTE para así poder transmitir en calidad de alta definición en vivo, requirió del uso de mi equipo de trabajo, de mi tiempo para verificar hacer una transferencia de calidad, sin cortes por problemas de conexión, CPU, vídeo, etc. Cada vídeo que he publicado lleva cierto tiempo para codificarse y subirse, tiempo que usa electricidad, ancho de banda y demás…

Un mundo de oportunidades… y prioridades.

Hace poco más del mes que veo muchísimas oportunidades para muchos proyectos y no los he podido abordar a profundidad por estar al pendiente de compartir opinión acerca de temas de interés nacional, como la pena de muerte, la ley de tarjetas de crédito etc. De hecho tengo cientos de borradores escritos, borradores que hago investigando en línea, leyendo cientos de artículos, leyes y demás, descargo imágenes, vídeos, PDFs, etc. Para fundamentar estos borradores y luego para convertiros en un artículo en mi blog o en alguna red social, preparo todo el material descargado, jamás me he tomado a la ligera compartir mi opinión, siempre trato de documentar lo mejor posible y compartir la documentación… pero… ¿Realmente se logra un cambio luego?

Por parte de la audiencia, por supuesto, pero por parte de mis contrapartes, en absoluto, hacen oídos sordos, las feministas de tercera ola me seguirán tildando de machista y su movimiento seguirá cada día más ácido y dogmático, los ilustres intelectuales seguirán creyendo que soy un “tarado” y seguirán viviendo del drama, Gloria Álvarez seguirá diciendo que es libertaria aún siendo de una derecha conservadora extremista y todos seguirán en su grupo apoyando sus ideas por locas que sean por esa necesidad de pertenencia o por sólo trollear, por seguir un dogma, una moda o por simple necesidad de mantener un sustento. Con 35 años de edad he visto cómo cada cambio de gobierno sólo empeora las coas, los dogmas sólo son parte de una campaña publicitaria y no algo en lo que los políticos crean realmente, los justicieros sociales se quejan uno de los otros pero una vez tienen poder y/o dinero se quedan callados, eso es lo que buscan, no beneficio para el colectivo sino para ellos únicamente, para su círculo, algo que varios artistas musicales, empresarios y políticos nos han demostrado.

Mientras tanto yo veo un potencial grande en un par de proyectos y es justamente eso lo que me invita a enfocarme en lo que me apasiona, no tiene caso seguir expresando una opinión cuando los costos sobrepasan los beneficios.

¿Y ahora?

Ahora bien, si usted mi estimado lector quiere expresarse, exprésese, no se desmotive por lo que le comparto, si quiere seguir siendo un justiciero social, siga adelante, si quiere acabar con la violencia hágalo desde su círculo cercano y prepárese para perder amistades, es el primer indicador de que está haciendo un cambio, sólo no se deje llevar por dogmas, que las acciones hablen por uno.

Yo pido pelo, me siento profundamente alegre de emprender metas colosales que sé alcanzaré próximamente, me encantaría unirme a la lucha por un cambio para el beneficio de todos, pero como dice un refrán por ahí: “dios ayuda al que se ayuda”.

Desde ya, muchísimas gracias por leerme durante todos estos años, agradezco muchísimo que me prestaran atención a lo que quería exponerles, así termina mi participación en la crítica de temas políticos y sociales a mi país.

A mis amigos justicieros sociales, cierro esta última publicación de opinión con esta canción que creo es el soundtrack de sus vidas:

Notas extras, o un P.D.

Varios amigos y conocidos me pidieron mi opinión acerca de dos temas, la ley de tarjetas de crédito y la pena de muerte, como esta es mi última publicación acá les contesto acerca de esos dos temas lo más breve posible.

Pena de muerte

La pena de muerte no es útil, no disuade a un delincuente ya que de por sí no teme a morir al momento de delinquir, para colmo, históricamente siempre hemos tenido un gobierno corrupto de lado a lado, no le confiaría jamás que ejecuten a alguien porque aún en países presuntamente más desarrollados se han ejecutado a personas inocentes. Dicho lo anterior aclaro que tampoco simpatizo con la idea de mantener vivos a delincuentes que no respetan la vida, algo complicado, así que si algún delincuente atenta contra su vida y usted puede defenderse matando al delincuente, hágalo, sólo aténgase a demostrar que su acción fue en defensa propia ante un juzgado, cosas de la vida.

La ley de tarjetas de crédito

La ley de tarjetas de crédito es un tema complicado, yo siempre pagué a tiempo mis tarjetas, compré un carro de agencia, lavadora, secadora, estufa y refrigeradora con ellas, siempre a tiempo todo, en una mala pasada me robaron todo mi equipo de trabajo incluyendo copias de trabajos en progreso, esto hizo que mi productividad se viera paralizada, atrasó la entrega de trabajos por un rango de entre 3 a 6 meses, esto hizo que me atrasara con el pago de una tarjeta y cuando pedí que contemplaran mi excelente record me somataron la puerta en la cara, hice un asqueroso convenio de pago y en menos del mes pagué por completo la deuda (como les había dicho que sería), luego de la asquerosa experiencia en ese banco cancelé todas mis tarjetas y me pasé a otro banco, al mismo tiempo dejé de utilizar crédito y desde ese entonces trabajo sólo con capital propio. Aún así los bancos cobran sin autorización previa servicios que uno como usuario NO solicitó, bancos que haciendo ingeniería social le envían una tarjeta dorada “nueva” con “nuevos servicios” para cobrar nuevas cuotas, son usureros y mezquinos, me parece genial que los regulen, pero no sé qué tan bien hechas estén las nuevas regulaciones, igualmente a estas alturas del caso, a mí en lo personal, ya no me interesa, el crédito es un mal necesario y dichosos aquellos que pueden evitarlo, que ahora el crédito sea más complicado es hasta cierto punto, beneficioso para muchos.





2 Responses to Todo lo que tiene un principio…

  1. Cesar says:

    Bueno no queda más que agradecerte por todo tu tiempo, esfuerzo y constancia los ultimos años, no voy a decir lo que muchos pensaron “Al fin se cayo este cabron”, voy a extrañar leer una opinión diferente, un punto de vista como bien vos lo resaltaste siempre de una persona común. Y exitos en tus futuros proyectos que creo harán un gran cambio.

    Saludos.

    • rodrigopolo says:

      Muchísimas gracias, estoy seguro que hay muchísima más gente muchísimo más preparada para aportar con crítica, mientras, yo voy por una meta clara en un proyecto que empezó de hace años 😀

Back to Top ↑