Otros

Published on January 2nd, 2017

0

Anónimos

De hace tiempo he querido compartir esta perspectiva acerca de los anónimos, incluyendo a los activistas de Anonymous de 4chan que también fueron hasta cierto punto anónimos hasta ser capturados, hoy en día sólo basta tener acceso al internet y crear una cuenta sin datos reales para ser anónimo, existen cientos de cuentas anónimas en todas las redes sociales que se dedican día y noche a compartir información parcializada o desinformación o diluida entre muchas verdades, muy similar a los “medios independientes” sólo que sin nombre o apellido real.

Personalmente creo que el anonimato es una necesidad fundamental en una sociedad donde se reprime la libertad de expresión, ya sea el estado quien reprima o el vox populi el que censure o reprima expresarse como sucede actualmente con la moda de la indignación por todo, el anonimato se vuelve esencial para compartir ideas y pensamientos, el problema de esto recae en la falta de validar cualquier declaración del anónimo, no se puede confiar al 100% en lo que este exprese y todo lo que diga debe ser antes verificado, el famoso fact-checking.

También creo que el anonimato es indispensable para la denuncia con evidencia, sin esta no estaríamos enterados de tantos atropellos a derechos constitucionales cometidos por cada gobierno en todo el mundo, sin embargo es importante no dejar de verificar la veracidad de las evidencias, denuncias, señalamientos y declaraciones, al final de cuentas no se puede confiar en nadie.

La parte que a mí personalmente más me preocupa, es la confianza y credibilidad que le damos a ciertos grupos o particulares anónimos, como alguien en tecnología sé que pueden ocurrir muchísimas cosas sin que estemos al tanto, un caso hipotético que sé que puede ocurrir en cualquier momento.

Supongamos el caso hipotético que existe una cuenta anónima que ha sido veraz en exponer varios temas, si existe un grupo con el poder e influencia necesario, puede utilizar esta influencia y poder para infiltrarse en los proveedores de internet o solicitarles los registros necesarios para ubicar a quien tenga el control de esta cuenta, puede entonces encargarse de capturar a esta persona y secuestrar la cuenta para luego seguir publicando información de otros temas más convenientes para su agenda.

Aún sin necesidad de llegar físicamente a quien opere la cuenta, sólo con que un grupo de poder tenga control de servidores de dominio puede encargarse de desviar el tráfico y hasta emular otro dominio y con ello esparcir desinformación en nombre de la cuenta original.

Es por ello que si bien creo que el anonimato es muy necesario, también creo que es una necesidad extraordinaria y bastante eventual, no confío en cuentas anónimas que se quedan de forma permanente haciendo activismo porque sé que en cualquier momento son suplantadas por cualquiera, es por eso que aún sabiendo las consecuencias que acarrea expresarse contra corriente es mejor dar la cara con nombre y apellido al momento de expresarnos.

Recomiendo a usted mi amigo lector sea siempre escéptico, jamás nunca de por hecho que algo es cierto sin cruzar referencias, sin escuchar las narrativas desde todos los ángulos, sin hacer el clásico fact-checking, y sobre todo, si es una declaración de una cuenta anónima o de una cuenta que interactúa demasiado con cuentas anónimas, es de dudar el doble.

Al final de cuentas protagonistas y antagonistas pueden ser ambos, anónimos.





Comments are closed.

Back to Top ↑